Tras las elecciones sindicales del Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA) celebradas en Gaza el 24 de abril y la publicación de los resultados a mediados de mayo, varios grupos terroristas, entre ellos la Jihad Islámica, el Frente Popular de Liberación de Palestina (FPLP) y Hamas, han respaldado a la nueva dirección del sindicato de docentes y administradores del UNRWA.

Según David Bedein, director de la Agencia de Noticias de Recursos de Israel y del Centro de Investigación de Políticas de Oriente Próximo, aunque el respaldo no es una sorpresa para una agencia que fue “efectivamente tomada” por Hamas hace dieciocho años, la noticia subraya aún más el problema de la educación que proporciona el UNRWA: adoctrinamiento y  lavado de cerebro que está “más allá de la imaginación”.

El UNRWA, al igual que Hamás, dijo Bedein al JNS, está “dirigido por un principio”, a saber, “el llamado ’derecho de retorno’ del pueblo palestino a la tierra por la fuerza de las armas”.

“Las ideas palestinas sobre la nakba (“catástrofe” en árabe, refiriéndose al éxodo de los palestinos tras el establecimiento del Estado de Israel en 1948) y el ‘derecho al retorno’ no son una cuestión nostálgica”, dijo Bedein, más bien, son temas actuales del plan de estudios palestino en las escuelas del UNRWA, lo que da como resultado una población que anhela una toma violenta de Israel.

Los libros de texto de los últimos dos o tres años, que Bedein recibió del Ministerio de Educación palestino, “muestran imágenes y retratos de personas que han asesinado a judíos”.

En la escuela, dijo, los niños se sientan en grupos según el lugar donde vivían sus familias hace 70 años. “Dirán:’Soy de Jaffa, Ashdod o Beersheva, y voy a volver”, informó Bedein, “pero no se dan cuenta de que Jaffa, Ashdod y Beersheva están llenos de hogares israelíes”.

Células políticas para grupos terroristas

La superposición entre el profesorado de las escuelas de UNRWA y los miembros de organizaciones terroristas también es un problema. “Los profesores y administradores de las escuelas UNRWA utilizan la plataforma educativa como trampolín para las ideología y la incitación al terrorismo”, dijo Asaf Romirowsky, director ejecutivo de Académicos para la Paz en Oriente Medio, miembro no residente de alto rango en el Centro BESA y miembro del Foro de Oriente Medio.

Durante las últimas operaciones en Gaza en 2008, 2012 y 2014, Romirowsky sostuvo que fue “establecido por diseño” que las escuelas del UNRWA se utilizaran como plataformas de lanzamiento para disparar cohetes con la clara intención de que Israel respondiera a los disparos y luego dijera: “Israel está atacando claramente a las escuelas”. La educación que recibe un estudiante en una escuela del UNRWA es “análoga a la educación de Hamas”, dijo al JNS, añadiendo que los sindicatos escolares se han convertido en células políticas de grupos terroristas.

Su objetivo final, dijo Romirowsky, es que millones de refugiados palestinos inunden el Estado de Israel, reemplazándolo por un proceso demográfico que empuja a la nación fuera de la existencia.

Claramente, el UNRWA no “dispone que los individuos reconozcan como estado a Israel”, dijo Romirowsky.

Por esta razón, en 2018, el Departamento de Estado de Estados Unidos retuvo la financiación del UNRWA, alegando que tenía un «defecto irremediable» y que «ha perpetuado y exacerbado la crisis de los refugiados».

De hecho, el número de refugiados palestinos a los que ha servido el organismo comenzó con unos 700.000 palestinos tras el establecimiento del Estado de Israel en 1948. Sin embargo, hoy en día, la agencia afirma que hay alrededor de 5 millones de refugiados palestinos en todo el mundo, que incluyen a los refugiados originales de 1948, además de todos sus descendientes.

Según Romirowsky, el aspecto del linaje en la definición de refugiados palestinos que da el UNRWA es infundada. “En contraste, otras organizaciones de refugiados en el ACNUR, en lugar de disminuir, están aumentando el número de refugiados”.

Mientras que el UNRWA dice que terminará su mandato con la resolución del conflicto israelí-palestino, Romirowsky planteó que la propia agencia es “la única que impide la resolución”.

Históricamente, los Estados Unidos han sido el mayor donante de fondos a favor del UNRWA, representando más de un tercio del presupuesto anual, casi 400 millones de dólares. Sin los fondos de Estados Unidos, el mundo árabe ha compensado el déficit, duplicando sus donaciones a el UNRWA.

Bedein pidió a otros estados miembros de la ONU que sigan el ejemplo de los estadounidenses y retiren sus fondos del UNRWA hasta que se cumplan seis condiciones: eliminar el plan de estudios que incorpora la yihad, el martirio y el «derecho de retorno» por la fuerza de las armas; cesar el entrenamiento paramilitar en las escuelas; despedir a los empleados afiliados al terrorismo; cancelar su contrato con su embajador y cantante juvenil Mohammad Assaf, quien fomenta la violencia en sus actuaciones; solicitar una auditoría de los fondos de los donantes que fluyen al UNRWA para evitar el flujo de efectivo a los grupos terroristas; e introducir nuevas normas del ACNUR al UNRW para avanzar en el reasentamiento de los refugiados árabes.

En septiembre, Bedein presentará estas condiciones en la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

“Este es un tema al que cualquier persona de izquierda, derecha o centro puede abordar si realmente le importan los palestinos, que están siendo mantenidos como rehenes en los campos de refugiados bajo la falsa pretensión de un ’derecho al retorno’ desde 1948”, dijo.

Romirowsky dijo de manera similar: “Aunque el UNRWA afirma ocuparse de los problemas de gestión del bienestar relacionados con la sociedad palestina y los refugiados en general, lo que realmente han hecho es exacerbar el problema de los refugiados», agregó. «Los problemas de terrorismo e incitación son síntomas de un problema mayor que hemos creado. En lugar del reasentamiento y la repatriación dentro de las poblaciones de refugiados, las definiciones e infraestructuras únicas establecidas mantienen el ciclo».

Si la Autoridad Palestina realmente quisiera un estado, dijo Romirowsky, tendrían que disociar la identidad palestina de la condición de refugiado. Además, como el mayor empleador de los palestinos, los 30.000 empleados del UNRWA podrían convertirse en funcionarios del futuro Estado en lugar de su papel actual, actuando como un “gobierno en la sombra” de la Autoridad Palestina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here