Para conocer en detalle el trabajo de nuestro asociado David Bedein y apoyar su cada día más exitoso trabajo para resolver este problema presione aquí.

Se está enseñando sistemáticamente a los niños palestinos a odiar a los judíos israelíes y a resistir violentamente a la presencia judía en Israel, según ha descubierto una revisión exhaustiva de los libros de texto de las escuelas palestinas.

El estudio, realizado por el Dr. Arnon Gross del Centro de Inteligencia e Información sobre Terrorismo Meir Amit, junto con David Bedein del Centro para la Investigación de Políticas del Cercano Oriente, examinó cerca de 400 libros escolares publicados entre 2013 y 2020, y más de cien guías para maestros, en su mayoría publicadas en 2018, para una mayor comprensión de cómo se estaba enseñando el material.

Encontraron tres líneas principales de adoctrinamiento en los textos: deslegitimación de la existencia del Estado de Israel, incluida la negación de los lugares sagrados judíos dentro de Israel; demonización de Israel y de los judíos, a los que se denomina habitualmente “el enemigo sionista”; e incitación a la lucha violenta para reclamar todo Israel como “Palestina”, sin educación para la paz y la coexistencia.

“Los libros escolares son especialmente importantes en las sociedades en conflicto, porque indican la narrativa que los dirigentes y la sociedad se esfuerzan por inculcar en las mentes de la generación más joven”, señala el informe. “Los libros escolares publicados por la Autoridad Palestina indican, pues, la esencia de la narrativa en lo que respecta al conflicto con Israel”.

La narración que se da en el contexto de los textos escolares palestinos es la de preparar a la próxima generación “para un enfrentamiento continuo y de largo alcance contra el Estado de Israel a fin de lograr el objetivo final, que es el establecimiento del Estado de Palestina que se extenderá a todo el territorio de la Tierra de Israel”, señala además el informe, añadiendo: “No hay rastro en los libros de texto de la argumentación difundida por la Autoridad Palestina en el ámbito internacional de que la Autoridad Palestina está comprometida con una ‘paz justa’ basada en la solución de dos Estados”.

Esta narrativa de lucha violenta continua contra la presencia judía en Israel se ha intensificado desde 2016, según el informe, con referencias a las tres líneas principales difundidas en todo el programa de estudios. Cada vez más, los libros de texto niegan con vehemencia el Estado de Israel o cualquier conexión judía con la tierra, refiriéndose a cualquier vínculo histórico entre los judíos e Israel como “leyendas”.

Por ejemplo, un libro de texto del décimo grado que enseñaba el idioma árabe contenía un pasaje de lectura: “… [El ocupante] se ha construido una entidad artificial que deriva su identidad y la legitimidad de su existencia de cuentos, leyendas y falsas visiones, y ha intentado por diversos métodos y formas crear pruebas materiales vivas de estas leyendas, o pruebas arqueológicas y arquitectónicas que confirmarían su verdad y sustancialidad, pero en vano”.

De manera similar, un texto de tercer grado para una clase de ciudadanía decía: “Jerusalem es una ciudad árabe construida por nuestros antepasados árabes hace miles de años. Jerusalem es una ciudad santa para los musulmanes y los cristianos”, – negando una conexión judía con Jerusalem.

Mensajes como estos no se limitaban a las clases de comprensión de lectura y nacionalismo, sino que se encontraban en todos los planes de estudio, según el informe, incluso en materias básicas como las matemáticas.

Un problema de matemáticas establecido para que los alumnos de 11º grado leyeran: “Uno de los colonos [israelíes] dispara a los coches [palestinos] que pasan por una de las carreteras. Si la probabilidad de que le dé a un coche en un solo disparo es de 0.7, y el colono disparó a 10 coches, ¿cuál es el número de coches a los que le dio?” La respuesta dada en las notas del profesor fue siete.

Al comentar el informe, el Rabino Avraham Cooper, Decano Asociado, director de la Agenda de Acción Social Global del Centro Simon Wiesenthal, dijo a The Jerusalem Post que el contenido de los libros escolares hace efectivamente inútiles todos los intentos de un proceso de paz entre Israel y Palestina.

“Los expertos en seguridad elaboran mapas y fronteras, los diplomáticos firman tratados, pero sólo las personas pueden hacer la paz”, dijo. “Este exhaustivo informe confirma el trabajo pionero del Dr. Arnon Gross y David Bedein de que los niños palestinos – prácticamente todos ellos – no están sujetos a un currículo de paz sino a un currículo de guerra, uno que aviva las llamas del odio contra sus vecinos judíos, niega la historia judía y los lugares sagrados judíos en la Tierra de Israel. Se niega a reconocer cualquier legitimidad al Estado judío, sean cuales sean sus fronteras”.

El uso de los libros de texto es obligatorio en todas las escuelas palestinas, tanto privadas como las dirigidas por la UNRWA. Además, la UNRWA asigna el 54% de su presupuesto a la educación en los territorios palestinos, que incluyen Judea, Samaria y la Franja de Gaza. El rabino Cooper dijo que debe haber una demanda de cambio por parte de los países donantes si se quiere que haya alguna esperanza de paz.

A otra generación de niños se les está lavando el cerebro para que odien y glorifiquen a los asesinos terroristas”, dijo al Post. “Las naciones donantes y las agencias internacionales que financian estas escuelas deben exigir un cambio a los palestinos. A menos y hasta que este modelo educativo sea desechado no hay esperanza de ningún plan de paz, por muy brillante que sea, si esta es la narrativa de odio universalmente impuesta por los líderes palestinos a sus electores de generación en generación”.

Mientras tanto, Itamar Marcus, fundador y director de Palestinian Media Watch ha señalado que las dificultades de la educación palestina van mucho más allá de los textos escolares. “El problema de las escuelas de la AP es más fundamental que [eso]”, dijo a The Post. “Toda la infraestructura de las escuelas de la Autoridad Palestina está orientada a promover el terror. La Escuela Secundaria para Niñas de Belén de la Autoridad Palestinaconstruyó recientemente un monumento en la entrada de la escuela en honor a una joven de 17 años que se suicidó con una bomba, la ‘Mártir Ayyat Al-Akhras’. Cada día cuando estas chicas entran en la escuela se les dice que el terrorista que era una chica de su edad y asesinó a 2 e hirió a 28 – es su modelo a seguir”.

No sólo eso, sino que la Autoridad Palestina nombra a sus escuelas en honor a conocidos terroristas, que también son alabados como “héroes” en los libros escolares.

Dalal al-Mughrabi, una militante de Fatah que en 1978 participó en un ataque a un autobús israelí en el que murieron 37 israelíes, entre ellos 13 niños, ocupa un lugar especialmente apreciado en la educación para el odio en Palestina.

Por ejemplo, en un libro de texto de quinto curso se dedica una lección de estudios históricos a al-Mughrabi, que la describe como una “mártir” que “pintó con su lucha un cuadro de desafío y heroísmo que han hecho que su memoria sea eterna en nuestros corazones y mentes”. A través de sus acciones terroristas, al-Mughrabi se había elevado al estatus de “superheroína, igual a Yasser Arafat y de mayor estatus que Izz al-Din al-Qassam, la histórica figura inspiradora de la organización terrorista Hamas”, señala el informe.

Señalando un informe de Palestinian Media Watch sobre los nombres de las escuelas palestinas, Marcus dijo a The Post: “El Ministerio de Educación de la Autoridad Palestina ha nombrado 31 escuelas con nombres de terroristas, incluyendo cinco escuelas con el nombre de Dalal al-Mughrabi”.

Otras cinco escuelas llevan el nombre del planificador de la masacre de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich, una del fundador de Hamas y tres de los colaboradores nazis.

Además hay 41 escuelas que glorifican a los mártires y el martirio”, añadió Marcus, concluyendo: “Un niño palestino no puede pasar por el sistema escolar de la AP sin concluir que el asesinato de israelíes es heroico”.

Mientras tanto, Itamar Marcus, fundador y director de Palestinian Media Watch ha señalado que las dificultades de la educación palestina van mucho más allá de los textos escolares. “El problema de las escuelas de la AP es más fundamental que [eso]”, dijo a The Post. “Toda la infraestructura de las escuelas de la Autoridad Palestina está orientada a promover el terror. La Escuela Secundaria para Niñas de Belén de la Autoridad Palestinaconstruyó recientemente un monumento en la entrada de la escuela en honor a una joven de 17 años que se suicidó con una bomba, la ‘Mártir Ayyat Al-Akhras’. Cada día cuando estas chicas entran en la escuela se les dice que el terrorista que era una chica de su edad y asesinó a 2 e hirió a 28 – es su modelo a seguir”.

No sólo eso, sino que la Autoridad Palestina nombra a sus escuelas en honor a conocidos terroristas, que también son alabados como “héroes” en los libros escolares.

Dalal al-Mughrabi, una militante de Fatah que en 1978 participó en un ataque a un autobús israelí en el que murieron 37 israelíes, entre ellos 13 niños, ocupa un lugar especialmente apreciado en la educación para el odio en Palestina.

Por ejemplo, en un libro de texto de quinto curso se dedica una lección de estudios históricos a al-Mughrabi, que la describe como una “mártir” que “pintó con su lucha un cuadro de desafío y heroísmo que han hecho que su memoria sea eterna en nuestros corazones y mentes”. A través de sus acciones terroristas, al-Mughrabi se había elevado al estatus de “superheroína, igual a Yasser Arafat y de mayor estatus que Izz al-Din al-Qassam, la histórica figura inspiradora de la organización terrorista Hamas”, señala el informe.

Señalando un informe de Palestinian Media Watch sobre los nombres de las escuelas palestinas, Marcus dijo a The Post: “El Ministerio de Educación de la Autoridad Palestina ha nombrado 31 escuelas con nombres de terroristas, incluyendo cinco escuelas con el nombre de Dalal al-Mughrabi”.

Otras cinco escuelas llevan el nombre del planificador de la masacre de los atletas israelíes en los Juegos Olímpicos de Múnich, una del fundador de Hamas y tres de los colaboradores nazis.

Además hay 41 escuelas que glorifican a los mártires y el martirio”, añadió Marcus, concluyendo: “Un niño palestino no puede pasar por el sistema escolar de la AP sin concluir que el asesinato de israelíes es heroico”.

Para conocer en detalle el trabajo de nuestro asociado David Bedein y apoyar su cada día más exitoso trabajo para resolver este problema presione aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here